La Flor y el Tiempo

Érase una vez la flor y el tiempo.

La flor era silvestre pero muy encantadora. El tiempo, sin embargo, era, bueno, como decirlo, muy inestable.

Tenían una relación especial y espacial, aunque, debido al carácter del tiempo, bastante variable.

Se querían pero el tiempo nunca sabía como expresarlo.

Había días en los que resplandecía y con una ligera brisa acariciaba los pétalos de la flor, murmurándole palabras de amor. Pero, la mayoría de las veces, “en cuanto temporal” se ponía oscuro con relámpagos y granizos y sacudía a la pobre flor.

Después, cuando la tempestad se aplacaba, le prometía arcos iris y atardeceres de fuego.

Luego otra vez se enfadaba con truenos y saetas si la flor no le buscaba.

La Flor y el Viento

La flor con todos estos cambios de humor, estaba bastante cansada, y empezaba a envidiar a sus amigas que habían sido recogidas por unas manos de enamorados y utilizadas como demostración de afecto hacía alguien que, seguramente las recibió con placer.

Tenían una vida corta así, pero al fin al cabo:

¿Qué más da vivir poco y bien en lugar de mucho y amargado?

Y menos por una flor que de por sí tiene muy poca vida.

El tiempo cuando vino a darse cuenta que la flor estaba decidida a desenterrarse de allí, empezó a llorar.. ops a llover.

Llovió durante días y días. Luego fueron semanas y todo se inundó.

La pobre flor de tanto llover murió ahogada y el tiempo se quedó solo y sin lágrimas.

 

«Los Cuentos de Caperucita» de Silvia Donatiello

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.